Fomentar la cooperación y colaboración en el aula es clave para potenciar el aprendizaje de los alumnos y alumnas. Y es que, cuando los estudiantes trabajan juntos, pueden compartir ideas, debatir conceptos o construir conocimiento de manera colaborativa.

De esta manera, al actuar conjuntamente en proyectos y tareas, no solo aprenden de los docentes, sino también de sus propios compañeros y compañeras. Por eso, el trabajo colaborativo como forma de intercambio de conocimientos y habilidades promueve un aprendizaje más profundo y enriquecedor.

 

Pero no solo eso, sino que, en un momento en el que la tecnología y el mundo online está más presente que nunca en nuestras vidas, es más importante que nunca aprovechar al máximo las interacciones entre los estudiantes como forma de enriquecimiento personal. Una razón más para que el trabajo colaborativo en el aula se haya convertido en una herramienta poderosa.

En este artículo queremos hacerte partícipe de todos los beneficios del trabajo colaborativo y cómo este puede mejorar significativamente la experiencia de aprendizaje en el aula.

 

¿Por qué es importante el aprendizaje colaborativo?

Como hemos comentado más arriba, la colaboración en el aula fomenta un aprendizaje más profundo fruto de la experiencia que se genera alrededor de ese momento entre iguales.

Pero además, el aprendizaje colaborativo también fomenta habilidades importantes para la vida, como la comunicación efectiva, el liderazgo, la resolución de problemas y la empatía.

Y es que, por medio de técnicas colaborativas y cooperativas, los estudiantes aprenden a trabajar en equipo, a escuchar diferentes perspectivas y a llegar a soluciones en conjunto.

Por lo que, no solo beneficia en cuanto a la adquisición de conocimientos, sino también en el desarrollo de habilidades socioemocionales y competencias clave para el éxito personal y profesional en el futuro.

 

Pero, ¿qué es el trabajo colaborativo?

El trabajo colaborativo en el aula es una estrategia educativa para que los estudiantes trabajen juntos en grupos o equipos para alcanzar metas y objetivos específicos.

Una estrategia que busca promover la participación activa de los estudiantes, así como el aprendizaje cooperativo y el desarrollo de habilidades sociales y académicas.

Algunas claves importantes del trabajo colaborativo en el aula:

 

Trabajo en equipo

Los alumnos y alumnas trabajan en equipo, en pequeños grupos, para trabajar juntos y completar así tareas o proyectos. Cada miembro del equipo además asume un papel y contribuye con su trabajo a los objetivos del grupo.

 

Fomento de la interacción y comunicación

Los miembros del equipo han de compartir ideas, debatir, resolver problemas e incluso tomar decisiones en conjunto, con lo que se fomenta la comunicación entre ellos.

 

Aprendizaje mutuo

Al trabajar juntos, los estudiantes aprenden unos de otros, entre compañeros, gracias a compartir conocimientos, experiencias y enfoques. Todo ello enriquece la comprensión.

 

Responsabilidad compartida

Al ser cada miembro responsable de su aportación al proyecto, se fomenta la responsabilidad y el compromiso.

 

Desarrollo de habilidades sociales

Al mejorar habilidades como el trabajo en equipo, la comunicación, la resolución de conflictos, la toma de decisiones o el liderazgo, se preparan para utilizarlas también en su día a día.

 

Aplicación en múltiples asignaturas

El trabajo colaborativo se puede usar en casi todas las materias, solo hay que adaptarlo para cumplir las necesidades curriculares de cada asignatura.

 

Evaluación inclusiva

Al trabajar en colaboración, los docentes evalúan tanto el trabajo en grupo como la contribución de cada uno de los participantes al grupo. De esta manera, la evaluación es más completa y se tienen en cuenta más habilidades y conocimientos.

 

Promoción de la diversidad

El trabajo colaborativo fomenta la inclusión y la valoración de las diferencias, lo que enriquece la experiencia y el aprendizaje.

 

Técnicas prácticas para lograr la colaboración en el aula

Existen múltiples técnicas que se pueden aplicar en el aula para fomentar el trabajo colaborativo, te compartimos algunas:

 

Aprendizaje en grupos pequeños

Se divide a los estudiantes en grupos de 3 a 5 para abordar actividades concretas. Es importante que los grupos estén equilibrados en cuanto a habilidades y conocimientos.

 

Aprendizaje basado en proyectos

Se trata de trabajar en proyectos que requieran de investigación, planificación y ejecución en grupo. En este caso, cada miembro del equipo puede asumir un rol específico y ejecutar cada una de las acciones necesarias para desarrollar el proyecto.

 

Debates en grupo

Organizar debates o discusiones en clase les puede ayudar a tener que trabajar en equipo para investigar el tema, recopilar datos o presentar los argumentos.

 

Resolución de problemas

Se presenta al alumnado un problema o desafío y se les anima a trabajar en grupos para encontrar soluciones, fomentando así el pensamiento crítico y la creatividad.

 

Juegos de rol o simulaciones

Son perfectos para que los estudiantes se sientan en escenarios prácticos y colaboren para lograr un objetivo común.

 

Estudios de caso

Analizar en grupo casos complejos también les puede ayudar a llegar a conclusiones juntos.

 

Jigsaw Classroom

Con esta técnica los estudiantes se dividen en grupo y a cada uno se les asigna una parte del contenido para que investiguen. Después se reorganizan los grupos, de manera que siempre haya un representante de cada grupo original y puedan así compartir sus conocimientos.

 

Aprendizaje colaborativo en línea

Usar herramientas con las que pueden trabajar online con documentos compartidos, también es muy útil.

 

Aprendizaje entre iguales

Se trata de que los estudiantes se enseñen unos a otros, de modo que cada uno sea experto en un tema y se lo explica a los compañeros y compañeras, fomentando la comprensión y colaboración.

Como ves, el trabajo colaborativo en el aula es una estrategia educativa muy efectiva. Gracias a ella se fomenta el compromiso, la interacción, el aprendizaje mutuo y el desarrollo de habilidades clave para el éxito en la vida.

Para lograrlo, los docentes desempeñan un papel vital, ya que son los responsables de facilitar y guiar el proceso de trabajo colaborativo, proporcionando orientación y apoyo a los estudiantes a lo largo del camino.

 

Por todos los beneficios que aporta, en Grupo Sorolla Educación apostamos por el aprendizaje colaborativo que ayude a nuestros estudiantes a desarrollar habilidades valiosas para su futuro, para ello, nuestros docentes están formados en técnicas colaborativas para ejecutarlas con éxito en las aulas.

 

Centros Escolares GSE

Grupo Sorolla Educación